Nueva jornada fuera de casa. Nueva jornada con bajas importantes en el equipo. Nuevo partido que termina con un hombre menos. Nuevo partido en el que los pupilos de Óscar Gutiérrez han demostrado que están hechos de otra pasta. Cerca estuvo la victoria en un partido muy igualado y emocionante desde el pitido inicial.

Fue el conjunto alicantino el encargado de adelantarse en el marcador, pero segundos después llegó el empate. Primeros compases del partido que vaticinaban lo que iba a ocurrir el tiempo restante. Máxima igualdad en ambos conjuntos con idas y venidas y réplicas en apenas segundos. No fue hasta el minuto veinte, cuando el Ciudad Real logró ponerse 2 por arriba (14-12). Emil Feuchtmann recortó distancias desde los 7 metros. Sin embargo, poco después llegó la tarjeta roja para Luis Hernández, que dejaba a los alicantinos con uno menos para el resto del partido desde el 21 de juego.

Los de Parro no cesaban en su empeño de revertir la situación pero todos los lanzamientos se encontraban con el portero rival o con el palo. Además, esta primera parte estuvo también marcada por las exclusiones en ambos equipos (hasta nueve). Reflejo claro de la intensidad que se vivió en estos primeros treinta minutos. Con los manchegos arriba (19-15) se llegó al descanso.

Treinta minutos de locura

Nada más salir de vestuarios los locales hacían más amplia la brecha en el marcador desde los siete metros. Juande y David Jiménez consiguieron recortar esa distancia hasta el 21-19. Sin embargo, Álvaro Torres, el mejor de los locales en el partido, ponía a su equipo cinco arriba.  El encuentro entró en una fase más pausada

Alarcos se quedaba con uno menos y esa superioridad en pista la aprovechó bien EÓN Horneo que, gracias a los tantos de Matheus y Feutchmann empataron la contienda (22-22). Además, de las actuaciones de Pavel en portería. Ya con la igualdad de hombres en pista, Dídac ponía a los alicantinos arriba en el marcador. La exclusión de dos minutos y un juego más pausado del Alarcos, ayudó a que los alicantinos lograran un parcial de 2-8 para darle la vuelta al resultado. Aunque poco duró la alegría porque Gonzalo Pérez y Álvaro Torres le daban la vuelta. Tras varios minutos con el 25-24 en el luminoso, Nacho Mirallave puso el empate a portería vacía.

Final de infarto

A falta de tres para el final, y con un hombre más en pista durante dos minutos, Feuchtmann puso el 27-28. A falta de segundos para el final, Óscar Ruiz le paró el penalti a Matheus. El brasileño sería protagonista en la siguiente jugada al ver la roja directa por una falta a Álvaro Torres. El propio jugador del Alarcos anotaba ya, sin tiempo para más, el 28-28 definitivo.

El equipo se va de Ciudad Real con un punto, lo que supone un nuevo partido más a domicilio sin conocer la derrota. Además de un punto importante ante un rival directo. Pero sin duda, un punto como resultado al gran trabajo realizado de todo el equipo, a pesar de, una vez más, las dificultades que se presentan en el camino.

Vestas Alarcos Balonmano Ciudad Real (28): Adrián, Julián Souto (1), Palacios (2), Matias Galán (1), Adrián Mendoza, Samu Gómez, Serrano (3), Iñigo Barricart (3), Claudio (1), Javier Pardo, Villaseñor, Cordies (4), Jose Mora, Gonzalo López (1), Óscar Ruiz, Álvaro Torres (12).

EÓN Horneo Alicante (28): Nacho Mirallave (5), David Jiménez (2), Didac Villar (3), Emil Feutchtmann (6), Juande Linares (1), Luis Hernández, Ximo Delgado (3), Pavel, Matheus (5), Emilio Martínez (1), David Quiles (2).

Foto: Clara Manzano (Lanza Digital)