El EÓN Horneo Alicante empezaba la fase de ascenso en la pista del UBU San Pablo Burgos en busca de los dos puntos que le situaran en los puestos de arriba. Sin embargo, el equipo tuvo uno de esos días en los que no sale nada. No fue sin duda el mejor partido del equipo y se marchó a Alicante con un 37-23 en el marcador.

El partido inició bastante igualado con ambos equipos que disfrutaban de grandes oportunidades y apenas había un punto de diferencia en el marcador y con los alicantinos por delante. Aunque, el equipo se mostraba en esos momentos sólidos en defensa, acompañados por Pavel bajo palos que evitó grandes ocasiones rivales, a los diez de juego el UBU San Pablo Burgos logró darle la vuelta al marcador e irse 2 arriba (8-6).

Desde ese momento, el equipo tuvo que luchar a contracorriente y las pérdidas de balón y la falta de precisión de cara a gol provocaron que los locales ampliasen distancias en el marcador. Así como los dos lanzamientos de siete metros de los que disfrutó el Burgos y que no perdonaba.

A pesar de todo, el equipo no bajaba los brazos y lo intentaba, pero enfrente tenía a un Burgos que anotaba cada oportunidad que se le presentaba hasta ponerse seis arriba a falta de cinco minutos para el descanso. Además de bloquear cada ocasión alicantina. A escasos treinta segundos para el término del primer tiempo, los locales solicitaron tiempo muerto. Pero sin tiempo para más sonó la bocina cuando el marcador marcaba 18-12.

Tras el pase por vestuarios, parecía que el encuentro seguía con el mismo guion. El EÓN Horneo disfrutó de dos ocasiones para recortar distancias desde los siete metros, pero en ambas se topó con el meta local que evitó que el balón entrara.

David Jiménez y Quique Moreno recortaron distancias (26-18) pero el Burgos volvió a tener otra ocasión de alejarse desde los siete metros. Respondió el EÓN Horneo a los segundos con tantos de Emil y Sergio Martínez. Volvía a estar más acertado el equipo y Alberto González y, de nuevo, Sergio, recortaron distancias.

Segunda parte, mismos errores

Aunque, poco duró. Volvieron los errores de la primera parte con pérdidas de balón en líneas claves que los locales no desaprovechaban. Además de las faltas que favorecían a que Burgos sacara rendimiento de cada siete metros que se le presentaba. A esto, había que sumarle que, en las ocasiones que los alicantinos generaban, parecía que el balón tampoco quería entrar y se llegó al final del partido con el 37-23 en el marcador.

Con este resultado, el equipo cae hasta la novena posición de la clasificación. Esta fase aún no ha terminado y nadie dijo que fuera fácil. Ahora, toca levantar la cabeza y pelear más que nunca. Por delante, quince días hasta el próximo encuentro para hacer autocrítica y corregir errores. El siguiente partido se disputará el sábado 26 de marzo en el Pabellón Municipal Pitiu Rochel frente al BM Guadalajara. 

FICHA TÉCNICA:

UBU SAN PABLO BURGOS (37): Ibrahim Moral, Sebastián Ignacio (8), Igor Karlov (2), Alberto González (2), Javier Espinosa (1), Roberto Pérez (2), Dalmau Huix (4), Ignacio Suárez (8), Marcos González, Andrés Alonso, Jaime Gallardo (5), Ernesto López, Diego Vera, Dashko Ruslan (4), Juan Tamayo (1), Mil Mijuskovic.

EÓN HORNEO ALICANTE (23): Pavel Miskevich, Kiko Padilla, Enrique Moreno (2), Nacho Mirallave (1), David Jiménez (4), Yeray Mancebo, Sergio Martínez (4), Didac Villar (2), Emil Feuchtmann (4), Juande Linares, Luis Hernández, Alberto González (4), Matheus De Novais (3), Cristian Moll (1), David Quiles.