El EÓN Horneo Alicante recibía al Unicaja Banco SinFín en la promoción de ascenso a la Liga Sacyr ASOBAL en un encuentro que vibró desde el inicio con una afición volcada y entregada con el equipo desde las gradas del pabellón Hermano Felicísimo Ruíz del Colegio Maristas.

Desde el primer momento ha quedado claro que este no era un partido más. El EÓN Horneo Alicante no tuvo el mejor arranque y lo penalizó con una distancia marcada en el marcador en los primeros compases del encuentro. A cada golpe de los cántabros, los alicantinos respondían para intentar acercarse. El acierto de cara a puerta no era el de otros días, pero atrás, Kiko Padilla evitaba que la diferencia fuera mayor.

A falta de siete para el descanso, el Unicaja Banco SinFín lograba ponerse hasta cuatro arriba. La mayor distancia hasta el momento. Se acercaba el descanso y el Unicaja Banco SinFín se marchaba en el marcador y a falta de uno para el 30 ponía el 12-17 tras un robo de balón a media pista que pilló desprevenida a la defensa alicantina y ante la que Pavel tampoco pudo hacer nada.

La férrea defensa de los santanderinos bloqueaba todas las opciones de cara a gol de los de Parro que lo intentaban de todas las maneras posibles. Ya fueran los extremos a través de Alberto González o Ximo Delgado, o con internadas por el centro de Matheus de Novais, Dídac Villar o David Jímenez. Al final, se llegó al descanso con un 13-18 en el iluminoso.

Tras la salida de vestuarios, el encuentro seguía con la misma tónica. El muro cántabro cada vez era más complicado de quebrar. Quien sí pudo fue Matheus de Novais que, tras una falta sobre Emil Feuchtmann, recortó distancias al 15-22 desde los siete metros. Contraatacaba el Unicaba Banco SinFín, y Emil hacia lo mismo. Sin embargo, cada llegada de los cántabros acababa dentro de la portería.

A pesar de todo y de la amplia distancia a la que ya se encontraba el rival, el conjunto de Parro no bajó los brazos. Eso sí, desgraciadamente, sin el mismo acierto que en otras ocasiones. La mala suerte en ataque y la efectividad de ellos provocó que a falta de 10 para el final, el iluminoso marcara el 19-31.

Quique Moreno con doble ocasión y Dídac Villar, junto a las paradas de Kiko Padilla, ayudaron a que el EÓN Horneo lograra acercarse un poco a falta de siete para el final del encuentro. Seguía apretando la grada de Maristas para lograr que los alicantinos cada vez estuvieran más cerca de los cántabros. Al final, 29-36 en el marcador que hace la vuelta complicada pero no imposible. Esa palabra que por ahora no está en el vocabulario de este equipo.

La vuelta, será este sábado a las 18:00 horas en Santander.

FICHA TÉCNICA:

EÓN HORNEO ALICANTE (29): Pavel Miskevich, Kiko Padilla, Enrique Moreno (4), Nacho Mirallave (2), David Jiménez (4), Yeray Mancebo (2), Sergio Martínez (1), Didac Villar (5), Emil Feuchtmann (2), Juande Linares (1), Luis Hernández, Alberto González (2), Matheus De Novais (5), Cristian Moll (1), David Quiles, Ximo Delgado.

UNICAJA BANCO SINFÍN (36): Pau Guitart, Diego Muñíz, Diogenes Cruz (4), Alberto Pla (4), Alejandro Blázquez (3), Ernesto Sánchez, Diego Monzón, Ramiro Martínez (4), Ángel Basualdo (1), Francisco Javier Castro (4), Carlos Molina (1), Oscar García (5), José Manuel Herrero (4), Nicolás Zungri (3), Joao Guilherme (3), David Roca.